Saltar al contenido →

La distancia que generan las palabras

La distancia que generan las palabras

Las palabras que uno dice, incluso si intenta decirlas bien, pueden ser interpretadas en otro modo. Nos ha pasado a todos. Haber dicho una frase que otro entendió de otra forma y acabó en risa o en una discusión.

Al escribir eso pasa también. Incluso pasa más, pero sobre todo pasa en mayor cantidad, en varias posibilidades y distintos niveles. No descubro nada. La interpretación del texto nace de la distancia que generan las palabras. En cuanto uno las escribe se separan definitivamente de la única intención, o las únicas intenciones, que uno les había conferido. Y a veces resultan sorprendentes las interpretaciones.

Comentarios

Sin ir más lejos, voy recibiendo los primeros comentarios de los lectores sobre mi novela Muerde ese fruto y voy adquiriendo conciencia de la distancia que han puesto mi palabras de mi mismo y de la distancia que me separa de mis lectores; al menos en ocasiones.

02-mef-03_rast_def_port-1-e1470158936884

De entre los varios comentarios me han sorprendido dos, por venir de dos personas muy cercanas entre si per cuyas impresiones de la novela han cogido derroteros muy distintos. Para un lector la novela resulta “muy sarcástica” e incluso “muy divertida”; para otra lectora “muy triste” “un retrato de la soledad de este pobre hombre, siempre solo”.

Qué decir.

El autor y su obra

El autor nunca es del todo consciente de cuanto ha puesto por escrito, así como el lector puede no acabar por llegar a no ser consciente de cuanto ha querido poner por escrito el autor, y de la interpretación de los lectores creo que puede aprenderse el dominio de la expresión, afinar el uso de las palabras para acotar sus destinos finales.

Conclusiones mínimas

Y sin embargo es otra la lección mayor. Publicar una obra es separarse un poco de ella, es dejar de tener el control absoluto sobre ella, es ceder una parte de la soberanía de esa creación tan costosa, en términos de tiempo y esfuerzo. A los enfermos de control no les siente bien ser autores. En cuanto uno habla todo lo que ha dicho pasa a ser propiedad común.

Publicado en Escritura Libro Narrativa

Un comentario

Deja un comentario