Saltar al contenido →

La forma y el estilo

La forma y el estilo

La forma y el estilo. O la forma o el estilo. No sé con cual de las dos quedarme. Escribir significa, por necesidad, escoger una forma. De las muchas que existen, y de otras tantas que deben inventarse, he escogido una que denomino “con nudos marineros”. Atención que no es una novedad absoluta, no quiero pasar aquí por un inventor narrativo. Es simple. Con una forma tendencialmente lineal de narración, a lo largo del mismo se hallan fragmentos que interrumpen su desarrollo. Estos fragmentos van en otra dirección temporal y pertenecen también, no siempre, a otros personajes.

Esta solución tiene algunas ventajas bajo mi punto de vista. Por ejemplo, me permite completar un cuadro biográfico/temporal sin necesidad de partir de muy lejos, con el consiguiente aumento del texto; me consiente apuntar aspectos temáticos de la novela en forma muy concisa que serán retomados más tarde o que han sido tocados antes; puedo presentar nuevos o viejos personajes con sus vicisitudes más o menos ligadas a la trama principal: esto último constituye un puerto, un punto de enganche para el desarrollo de ese mismo personaje en otra dimensión o en otro espacio.

Dicho en palabra pobres, puedo hacer de él un nuevo protagonista o ofrecer a mis lectores pequeños nuevos relatos como incentivo o como premio por su lectura: pues sí, eso es lo que pienso hacer en un futuro próximo con los subscriptores por correo de este blog.

Nudos

Como puede apreciarse, son nudos a lo largo de la narración que no la interrumpen, pero que le dan nuevas posibles salidas o entradas, complementos narrativos. Compongo con esos nudos, con esta forma, esa estructura musivaria de la hablé en una entrada anterior.

La forma y el estiloEn esta forma anudada de la narración existe, o al menos me he esforzado por hacer existir, otro nivel, subyacente. Las citas. A lo largo de la narración he diseminado citas más o menos textuales, o simples referencias, a textos literarios de vario género y también a canciones. Estas citas o referencias constituyen otra ventana (semi)abierta en la continuidad del relato, otros nudos, a los cuales el lector puede agarrarse para realizar excursiones mentales o reales (ir a por el libro y leerlo o escuchar la canción). Tiene un capacidad connotativa y contemporáneamente evocativa que es útil si no se abusa de ella. En Muerde ese fruto la densidad de las citas varia: en el primer capítulo, por ejemplo, hay tres.

No toda la forma es trama

No todo el forma se reduce a la presentación de la trama.

El lenguaje es otra de las partes constitutivas de la forma. A este respecto mi preocupación se asiente en tres puntos: conservar un tono autónomo: ni ser un altavoz de una época con sus locuciones, ni pararme en formas más tradicionales. El esfuerzo por tanto es conservar un equilibrio entre un léxico no fosilizado y una serie de modismos rápidamente caducos; incluir en la descripción del mundo el léxico científico, su forma de ver el mundo.

Es imposible hoy por hoy excluir a las ciencias exactas y naturales de la comprensión del mundo, motivo el cual no veo que motivos puede haber para excluirlas de la descripción del mundo; adoptar un criterio radical de apropiación de las aportaciones de otras lenguas a nuestro lenguajes; siguiendo el consolidado criterio de adaptar las formas a nuestra fonética, juanramoniano, umbraliano, popular, sobre todo con la intención clara de reivindicar el castellano sin necesidad de recurrir a otras lenguas cuando no es necesario, huyendo de la pedantería fácil. El resultado es un lenguaje compuesto, en tensión entre la tradición y la posmodernidad, que creo, es el resultado más cercano a la realidad, en un modo un otro.

Conclusiones mínimas

Voy colocándome en los surcos abiertos por otros sin importarme cuando se abrieron, lo que me interesa es que mis libros hagan de esos surcos nuevos semilleros. Algo nuevo han de dar antes o después, y a la espera de que llegue ese momento, yo trabajo e intento brindar al lector una lectura interesante.

,

Publicado en Escritura Libro Narrativa

Comentarios

Deja un comentario