Saltar al contenido →

El canon literario español y migración

El canon literario español y migración

El canon literario español y la emigración es un tema a debate. Un tema recurrente en este blog porque encierra una serie de problemas y soluciones que impregnan no solo la literatura sino la visión del mundo desde este trozo de Europa (y del mundo).

El sentido del canon

El problema del canon y de la Weltliteratur es un aspecto, la duplicidad o multiplicidad de la lengua de un escritor y las consecuentes dificultades para ubicarlo en un canon o dos o tres es otra, pero no son las únicas.

La pregunta que vuelve una y otra vez es el sentido del canon, su estabilidad en un mundo inestable, la función política del canon más allá de la literatura. Y la lengua obviamente sigue de cerca está orientación, o incluso la marca, porque con la lengua se hace politica. Ahora en esa tarea,  donde se cruzan miles de formas de la realidad para formar un cuadro cambiante según perspectiva, creo que ha llegado la hora de abordar un aspecto más.

Pluralidad

El canon literario español y migración

Tanto se ha debatido sobre la pluralidad linguistica sin que en definitiva se haya modificado la idea de un canon por lengua distinta, no se haya desenraizado la idea de un canon por territorio,  ni su intersección de un canon por lengua correspondiente con un territorio. En otras palabras no conseguimos superar un debate antiguo que llegan otras lenguas a dr otro jaque a la vieja idea. Pongo sobre la mesa una pregunta.

¿Qué pasará dentro de 20 años a los nuevos escritores hoy emigrantes ,o a sus hijos, que escribirán también en lenguas que hasta hoy no nos pertenecían? ¿Se habrán integrado escribiendo en castellano o catalán o gallego o vasco?, ¿habremos integrado su cultura en la nuestra?

El riesgo, a mi modo de ver, es el perpetuar bien entrado este siglo una idea que va cayendo a trozos y de la que el canon es solo una expresión posromántica. No podremos ignorar su presencia ni tratarlas como extrañas, porque no lo serán. Del mismo modo no podremos rechazar la presencia de escritores que traerán a nuestras lenguas europeas ideas y sensaciones, sensibilidades, imágenes, construcciones nuevas. Será una fortuna, creo yo. Esas lenguas que entrarán para describir nuestra casa, la sociedad en que vivimos, los problemas que compartimos, serán también parte del canon nacional o irán a sumarse a ese otro canon mundial, alimentando el debate.

Cuestión política

La cuestión se hace política. Ya conseguimos evitar que las literaturas del pasado fuesen nuestras, acotando el campo, ¿Mañana? Quiero ser optimista. En una Europa y una península donde la realidad se ensancha al mismo ritmo que las mentes parecen encogerse, el famoso choque de trenes se produce con seguridad. El resultado no irá a favor de quienes quieren limitar el mundo, la historia refrenda esta visión. Sin embargo, esta victoria muda cultivada en el tiempo podría ser ignorada. Ya ha ocurrido antes.

Conclusiones mínimas

Tenemos la oportunidad de operar un cambio profundo en ese sentido partiendo de la literatura y evitar así que se pierda esa evidencia obtenida solo tras mucho padecer individual y colectivo. Ah, que nadie piense que para esto empiece aún pasará tiempo, porque ya está en acto. Mientras tanto y hasta que llegue ese momento victorioso, ¿qué será del canon? ¿dónde estará luego si es que sobrevive?

Publicado en Escritura Literatura Sociedad

Un comentario

Deja un comentario